Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio

Ok Más Información

PPA Ese gran desconocido y III – Cómo hacer un PPA

11 de agosto de 2018 0 Comentarios
PPA Ese gran desconocido y III – Cómo hacer un PPA - Ingebau

Este artículo del blog y este otro fueron publicados en el periódico de la energía donde tuvieron cierta repercusión.

Muchos que los leyeron se interesaron por los PPAs, máxime teniendo en cuenta la subida de la electricidad en los mercados a plazo.

Tras el interés surgió la pregunta de cómo contratar un PPA.

En esta entrada queremos explicar cómo hacerlo de manera práctica.

Tipos de PPA

Hay que explicar que hay diferentes tipos de PPA. En este artículo no hablaremos de PPAs físicos; aquellos en los que la instalación de generación y el consumo, tienen una unión directa ajena a la red de distribución. En esos casos se trata de un autoconsumo y como tal está legislado en el RD 900/15

Aquí hablaremos de PPAs en los que el intercambio de energía se hace a través de la red de distribución. El generador verterá su energía a la red y la venderá a precio de mercado. En paralelo, el comprador tomará energía de la red y la comprará en mercado. A posteriori ambos liquidan el contrato por diferencias firmado, el PPA Financiero.

En estos casos la distribuidora es la responsable de calidad del suministro eléctrico y simplifica mucho el contrato.

Contratos por diferencias

Como hemos dicho, un PPA financiero se liquida como un contrato por diferencias. El comprador pagará al vendedor el producto de la energía que éste vierta a la red cada hora por la diferencia entre el precio de OMIE de esa hora y el precio del acuerdo. Se trata de un contrato financiero y, como se indicó antes, se debe complementar con una compra venta física en mercado.

Veamos una serie de ejemplos. En todos ellos un productor y un consumidor han firmado un PPA financiero en el que ambos se comprometen a liquidar toda la producción del productor mediante un contrato por diferencias con respecto a OMIE.

En este ejemplo para una hora determinada el consumidor consume 1 MWh que coincide con la producción del generador. A esa hora, el mercado mayorista ha casado a 50 €/MWh mientras que el precio del PPA es de 40 €/MWh

Ambos acuden a mercado. Allí el productor vende su producción obteniendo 50 € mientras que el comprador paga su consumo aportando 50 €. Después liquidan entre ellos el PPA pagando el productor 10 € ( 1 MWh x (50 €/MWh -40 €/MWh))

Al final se suman ambas operaciones y tanto el vendedor como el comprador obtienen/pagan 40 € por su energía vendida/comprada.

En el caso que el mercado en esa hora hubiera cerrado a 30 €/MWh el resultado final sería el mismo porque la energía cubierta con el PPA coincide con la que compra el consumidor.

En estos dos ejemplos se ve que sucede si ambas cantidades de energía no coinciden.

El vendedor siempre está cubierto y su precio siempre será el del PPA, porque la cobertura coincide con su curva de producción. El comprador está sobre cubierto y su precio podrá ser mayor o menor que el fijado en el PPA.

Los precios a pagar por los distintos “tramos” de energía vienen coloreados en estas gráficas.

Si queremos cubrir un consumo eléctrico debemos contratar un PPA por la misma cantidad de energía que la que vamos a consumir. Sin embargo, esta cobertura no será perfecta porque es casi imposible que nuestro consumo coincida hora a hora con la producción de nuestra cobertura.

Que la cobertura no sea perfecta significa que el precio final a pagar no será exactamente el del PPA. Esto se debe al apuntamiento.

Apuntamiento.

En comercialización eléctrica se suele hablar de apuntamiento como la diferencia entre el precio medio ponderado y el precio medio del pool.

El precio medio del mercado mayorista en un año, es  la media aritmética del precio del mercado diario de las 8.760 horas del año.

Como no solemos consumir (ni producir) electricidad de manera constante,  cada vez que compramos o vendemos energía tenemos apuntamientos.

El apuntamiento de un consumidor es la diferencia entre el precio medio ponderado de compra y el precio medio del mercado mayorista. El de un productor será pues, la diferencia entre el precio medio ponderado de la energía que produce y el valor medio en mercado.

Un apuntamiento eólico no es igual que uno fotovoltaico y estos dependen de la producción de la planta en cuestión.

Si un consumidor firma un PPA con un productor eléctrico, donde la energía producida por el generador es igual a la consumida, tendremos una cobertura del 100%.

Sin embargo, como los precios no son constantes, el precio final a pagar por el consumidor no será igual al del PPA como vimos antes.

El precio a final a pagar será igual al del PPA más el apuntamiento del consumidor, más el apuntamiento del productor.

Si productor y consumidor acuerdan vender un PPA en carga base (una cantidad de energía a precio fijo y constante), el comprador pagará al final el precio acordado más el apuntamiento consumidor y el vendedor cobrará el precio acordado más el apuntamiento de su producción.

Esto se ve mejor con un ejemplo de un día cualquiera con un consumidor y un productor fotovoltaico que intercambian mediante un PPA financiero la misma cantidad de energía, sus curvas serían estas:

Calculando el precio final de PPA hora a hora y a través de los apuntamientos segun la siguiente tabla

Cómo comprar energía con un PPA

Como se ha indicado antes, en un PPA FINANCIERO, el comprador se asegura un precio pero debe realizar la compra física de la energía. Esto lo puede hacer de 3 formas.

  1. Mediante compra directa.

El comprador se da de alta como comprador directo y acude al mercado mayorista para la compra de energía, el vendedor hace lo propio. La figura del representante es optativa y no tiene que coincidir para ambas partes.

En nuestra cuenta de Twitter hemos hablado mucho de la compra directa. En breve le dedicaremos una entrada en este Blog.

El esquema de compra de energía sería el siguiente. En él se ha sombreado la figura del representante porque, si bien, no es necesario, puede ser de ayuda. Profundizaremos en esta figura cuando hablemos de la compra directa.

  1. Mediante un contrato indexado con una comercializadora.

Si una vez contratado el PPA financiero, el comprador de energía no quiere aprovisionarse de electricidad mediante compra directa, puede comprar energía a una comercializadora con un contrato donde el precio de venta sea variable e indexado al mercado mayorista.

Estos son los llamados contratos pass trough de los que hablaremos en otra ocasión.

Aquí la liquidación física de la energía será a través de la comercializadora y la financiera seguirá siendo directamente con el productor.

  1. Firmando un PPA con una comercializadora

En este caso, la comercializadora es la que se encargará de todo. Encontrar el productor renovable, liquidar el PPA financiero con él, así como las actividades propias de la comercialización, es decir compra de energía en el mercado diario y tratar con el resto de proveedores, el Operador de Sistema y Distribuidora.

El esquema sería este:

Cada una de las opciones presentadas tiene sus ventajas y sus inconvenientes. Es obvio que la tercera es muy atractiva por su facilidad. Aprovechando esto y la fiebre por los PPAs (motivados por la escalada de precios en los mercados a plazo de electricidad) , muchas comercializadoras están ofertando PPAs a sus clientes.

Es una buena noticia porque dinamiza la promoción de energía renovable. Ofrecer PPAs a sus clientes es una forma que tienen las comercializadoras de distinguirse de su comepetncia en un mercado maduro y de commodity como es de venta minorista de electricidad.

Sin embargo, el comprador ha de entender que está negociando y cuáles son las clausulas a incluir en su contrato. Desgraciadamente, también en los PPAs, hemos detectado comportamiento poco ético de ciertas comercializadoras.

Pero de eso hablaremos otro día.

-Foto de portada de Sergio Fernandez Munguia

 

 

 

Deja un comentario